Saltar al contenido

Energía Hidráulica

Energía Solar

Energía Hidráulica

Definición:

La energía hidráulica se basa en aprovechar la caída del agua desde cierta altura para producir energía eléctrica. Actualmente, el empleo de la energía hidráulica tiene uno de sus mejores exponentes: la energía minihidráulica, de bajo impacto ambiental.

Transformación de la energía hidráulica

La principal aplicación de la energía hidroeléctrica hoy en día es la obtención de electricidad. Las centrales hidroeléctricas se encuentran generalmente en regiones donde existe una combinación adecuada de precipitaciones y pendientes geológicas favorables para la construcción de presas. La energía hidráulica se obtiene a partir de la energía potencial y cinética de las masas de agua que transportan los ríos desde la lluvia y el deshielo. En su caída entre dos niveles del canal, el agua pasa a través de una turbina hidráulica, que transmite la energía a un alternador que la convierte en energía eléctrica.

Otro sistema utilizado es el de conducir el agua de un arroyo de gran luz, a través de un tubo cerrado, en cuya base hay una turbina. El agua se recoge en una pequeña presa y la diferencia de altura proporciona la energía potencial necesaria. Otra es hacer una pequeña presa en el río y desviar parte del caudal a través de un canal con menor inclinación que el río, de forma que unos kilómetros más tarde habrán ganado una cierta diferencia de nivel con el canal y harán que el agua caiga por una tubería, con una turbina.

Datos de la energía hidráulica

Actualmente es considerado uno de los más rentables del mercado. Y aunque la puesta en marcha de una instalación de este tipo es más cara, los costes de mantenimiento y explotación son bajos y los resultados son especialmente favorables. Es esencial que se disponga de un nivel significativo de precipitación anual en el sitio donde se instala la estructura de energía renovable.

Dentro de este tipo de construcción, cabe destacar que las turbinas tienen un énfasis especial, que puede ser de varios modelos, especialmente la hélice, el Pelton o el Kaplan.

Entre los principales problemas que plantea el uso de las presas se encuentra el hecho de que esto puede conducir al final de la fauna piscícola que existe en el lugar donde se ubican. Todo ello sin olvidar que se puede producir la inundación de tierras fértiles e incluso la necesidad de evacuar, por fuertes inundaciones, a las poblaciones que se encuentran atrapadas en el entorno.

Estas plantas producen importantes consecuencias ecológicas, como la inundación de grandes extensiones de tierra (hasta pueblos enteros) y la alteración o destrucción de ecosistemas acuáticos. En este caso, por lo tanto, no se puede decir que la energía hidroeléctrica sea respetuosa con el medio ambiente.

¿Cómo funcionan las centrales hidroeléctricas?

Las plantas hidroeléctricas deben estar ubicadas en alguna cascada natural.

Las centrales hidroeléctricas son el caso más conocido para el uso de la energía hidroeléctrica, en este caso la generación de electricidad. Esto se logra ubicando la planta en alguna de las aguas subterráneas naturales, en el lecho del río o, si no es la altura requerida, construyendo una presa hidroeléctrica.

La lógica de estos sitios es el agua del potencial del grifo gravitacional o la intensidad de la corriente de energía para hacer que el líquido mueva una turbina hidráulica de manera constante, generando así nueva energía que luego se transmite a un alternador para electricidad.

Esta energía eléctrica puede ser transmitida a través de la red a los hogares y empresas que la necesiten.

Ventajas de la energía hidráulica

La potencia hidráulica tiene las siguientes virtudes:

  1. Es renovable, porque no desperdician las aguas de los ríos, ni afectan su secado.
  2. Dada la abundancia de agua en el planeta, esta energía es barata y fácil de obtener. Por supuesto, están los costes de instalación de las centrales hidroeléctricas, pero esto sólo cuenta como una inversión inicial.
  3. Es una forma de energía limpia, porque no produce sustancias contaminantes, ya que no hay procesos de combustión ni materias primas.
  4. Termina siendo económica a largo plazo, ya que no depende de la entrada de materia prima ni de las fluctuaciones de su mercado.

Desventajas de la energía hidráulica

Efectos medioambientales:

La construcción de una presa tiene importantes consecuencias ambientales, puesto que influye en el cauce de un río e inunda una zona de terreno, lo que produce efectos sobre la flora y la fauna. Por otro lado, cuando se abren y cierran las presas se producen efectos sobre los peces y sobre el ecosistema del río.

Alto coste de una central hidroeléctrica:

La construcción de una central hidroeléctrica supone un alto coste, aunque una vez construida su mantenimiento es sencillo y más económico.

Depende de las condiciones ambientales:

La existencia de lluvias va a afectar a la producción de energía, por lo que las sequías suponen la disminución del agua embalsada y de la cantidad de electricidad que se puede producir.

Una presa no se puede construir en cualquier lugar:

Las características del terreno y la altura que pueda tener la presa son esenciales para que se pueda instalar una central hidroeléctrica.

Importancia de la energía hidráulica

Esta forma de energía es fundamental en el desarrollo de formas sostenibles y ecológicas para satisfacer la creciente demanda de energía en el mundo post-industrial.

La quema de combustibles fósiles es muy contaminante, la energía nuclear implica muchos peligros y las otras formas no son lo suficientemente eficientes. La energía hidroeléctrica y otras formas de electricidad renovable se consideran cada vez más una opción necesaria en el mundo futuro.

Ejemplos del uso de la energía hidráulica

Los molinos hidráulicos, que son empujados a través del lecho de un río, se utilizan para transformar un pistón y una piedra de molino en él, con los que se muele o se tritura la trituración, las semillas, el trigo, etc. Este mismo principio fue utilizado con la fuerza del viento.

Energía hidroeléctrica, como la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar en Venezuela, también llamada Presa Guri, que aprovecha el caudal del río Caroní, afluente del Orinoco, para generar 10.235 MW de electricidad que abastecen a centrales en todo el país.